Ayantek_cubierta_600x900

Miriam Jiménez Iriarte

AYANTEK

19 € con IVA, envío gratis. 6 € en ePub y mobi.

ISBN: 978-84-948986-6-2

416 páginas

Tapa blanda, 14 x 21,5 cm

Los precios llevan incluido el IVA

Una apuesta singular y necesaria. La potencia arrolladora de la voz de Miriam Jiménez Iriarte habla en nombre de todos aquellos que se ven obligados a permanecer en silencio.

A pesar de descender de muchas generaciones de Bendecidos, Kora no logra despertar el Don. Es la hija del director de la escuela de sanación de Avacornis y, cuando su padre muera, se verá obligada a vivir en el barrio de los Durmientes, el estrato más bajo de la sociedad.

Maese Fiacco lleva una doble vida. Por un lado, es profesor en la escuela de sanación. Por otro, realiza experimentos clandestinos con los niños que Puño y su reducida guardia de mercenarios le proporcionan. 

De Asterkia dicen que es amiga de los marginados. Que es consumidora de Fuego y fornicadora. Dicen mucho y saben poco. Ella solo sabe que la ciudad prometida de Ayantek no es para ella. Sabe que, cuando muera, despertará en Ud-Haddkram con los demonios. Que así es como funcionan las cosas. 

Sin dinero, aquí solo eres comida para zamuris. 

DE LA AUTORA GANADORA DEL PREMIO RIPLEY DE CIENCIA FICCIÓN Y TERROR.

«En la ciudad de Phadag-Llungan no cuidan bien de sus muertos. Contratan a mujeres que lloran en sus tumbas y barrenderas que retiran flores secas a escobazos. Asterkia no comparte esta costumbre y acude cada ocho jornadas al cementerio. Avanza por la vía principal con un puñado de romero y un niño medio dormido. Tira de él sin mirar atrás, bajo un sol abrasador, mientras el niño chilla y se aferra a los árboles. A ella no le molestan sus gritos, tampoco a los paseantes que arrastran los pies. Ya están acostumbrados. Allí nadie se mete en asuntos ajenos y menos en los de esa mujer. Así que miran hacia otro lado y hablan sobre el tiempo o sobre la cosecha de algodón.

»Asterkia camina entre los hombres. Les sonríe. Siente su bochorno. Le divierte. Dicen que es amiga de los marginados. Que le pagan cinco cobres por cuidar de aquel niño. Que es consumidora de Fuego y fornicadora. Dicen mucho y saben poco. Aquel niño es champtaliano y además retrasado. Algunos han visto la cicatriz de Asterkia por debajo del ombligo. Dicen que no tiene útero y que folla como un hombre. Por eso la miran al caminar, porque lleva pantalones y pisa fuerte. Los cuchillos de sus caderas tintinean y provoca miedo y lujuria por igual. Todos quieren estar en su cama pero se apartan de su camino. Es rubia y peligrosa. Es extranjera».

¡Buscamos lectores insólitos!

Sé el primero en enterarte de todo lo que estamos preparando.